Ha llegado Carta Prat

cap2_00

Cuando empecé a leer, solo sabía de Carta Prat que había ganado el premio Fic a Mejor Fanzine. Sonaba bien y por eso lo empecé a leer. A priori pensé que podía ser un cómic histórico, pero me equivoqué. Este webcómic es la historia de Emilio, un niño que se dedica a repartir cartas amorosas escritas a mano entre el liceo de niñas y el liceo A-0 Arturo Prat.

Lo primero que me impresionó fue el discurso de la precaución: El sistema de cartas existe para evitar ser hackeado y preservar la intimidad de los remitentes y destinatarios. Es un discurso muy especial para justificar la esencia de la historia, ¿por qué se enviarían cartas en el mundo actual cuando existen tantas vías de comunicación ‘privadas’? Hay mucha precaución con los hackers. Me gusta porque me parece que el ánimo con que está enfocado parece adecuado para ser bien asimilado y leído por niños y adolescentes.

Me encantó que hay muchos niños gay y está contado con naturalidad, tan natural como que hay niñas a las que le gustan a los niños y viceversa. ¿Habrá más adelante niñas que le gusten las niñas? Siempre ha sido tema natural, pero naturalizarlo en nuestro país sigue siendo necesario y va mucho en los generadores de contenido, como en este caso, Pablo, el autor.

a_portada_5

Es una historia de aventuras adolescente, con excelente ritmo, muy buen color (he disfrutado mucho cada página a color, aunque sufro pensando cuánto tiempo debe invertir el autor en cada una), buen manejo de los recursos visuales para la velocidad y además tiene un poco de humor. Me agarró desde la primera página y no pude soltarlo (espero que mi jefe no se entere, jajajajaja).

Los protagonistas son Emilio y el sistema de cartas. Es un bonito concepto. Sin embargo, me parece insuficiente para justificar toda la preocupación y sufrimientos que el protagonista vive para proteger este sistema: me hace falta una explicación más profunda porque si no, parece ser muy irracional. Ahora, la historia aún no termina, por lo que el autor tiene mucho tiempo para agregar información.

Me gusta la unidad temática de cada capítulo, me deja la impresion de que el autor sabe muy bien hacia donde va, lo que me aumenta las ganas de seguir leyendo. Y si bien me gusta mucho cómo dibuja Pablo, me falta trabajo en las caras. Algunas son muy memorables, pero otras son extremadamente parecidas entre sí.

En síntesis, me parece una historia altamente recomendable, en especial para adolescentes. Me gusta, le veo mucho futuro al autor y espero que siga manteniendo el ritmo narrativo que es sin duda el fuerte de Carta Prat.

Share Button

Publicado por

clepanto

Creadora, dueña y administradora de clepanto.cl 26 años, licenciada en Letras Hispánicas, fan de los cómics y de las críticas útiles. Deseo colaborar con la narrativa gráfica chilena: clepanto.cl es mi aporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once + 16 =