Paseando por el gobierno de Allende

Hace 3 meses atrás paseaba cerca de La Moneda y unos mexicanos (una pareja) me pidieron que les tomara una fotografía con mi celular, ya que la cámara de ellos estaba mala. Fueron tan vehementes en demostrar que estaban diciéndome la verdad que no pude menos que detener mi egoísta rumbo y fotografiarlos. Estaban emocionados a rabiar: la foto debía incluir la estatua de Allende que estaba detrás de ellos.

Me dejaron pensando. La situación política mundial actual y la chilena, me tienen con un desencanto terrible, al punto de haber olvidado que Allende sí marcó un hito idealista en la mente de muchos en el mundo por su inteligencia, su heroísmo y su coraje de proponer una ideología con tantos detractores de manera pacífica. Con todas las cosas malas que sí tiene el presente, fue este toque nostálgico que me llegó desde afuera el que me llevó a comprar el libro “Los Años de Allende”.

01-allende-se-despide-casco

Escrito por Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta, pese a cualquier observación, debo explicitar que el libro es un pequeño lujo. La editorial Hueders se lució en el aspecto material y la narración visual de cada página es encantadora: lisa y llanamente fluye. Me siento muy a gusto con ese aspecto y ahí se nota muy claro la experiencia y ‘el carrete’ de los autores.

De todas formas, el libro sufre de algo que me hizo ruido con el género ‘narrativa gráfica’: tiene demasiado texto. La investigación histórica está hecha con una seriedad muy respetable, pero sentí que todo lo que se ganaba en la composición de cada página, se perdía en un abuso de palabras. No creo que todos los hechos históricos mencionados hayan merecido tantas palabras.

La velocidad de la historia me mareó un poco. Hay determinados momentos en que hubiera querido un poco de silencio para decantar tanta información y sentir algo a partir de la narrativa desplegada, pero los documentales no están hechos para generar eso.

02-pena

Pese a eso, hay momentos que sí lograron satisfacerme profundamente porque creo que cumplen de manera muy precisa con lo que es novela gráfica y novela histórica. Las interacciones del protagonista con sus amigos chilenos son un acierto: retratan el entorno, retratan la cotidianeidad, los lugares, la conversación de la persona común y silvestre en esos días, y de esta forma retratan una parte importante de la vida durante los años de Allende. Esas partes me parecieron hermosas, contundentes y muy humanas. Me faltaron más de esas.

Si hay algo que ha dejado claro la discusión de diversos historiadores chilenos con Jorge Baradit es que la historia no es una sola. La historia siempre es compleja y su forma de construirla no es unívoca y me quedo con la imagen de que “Los años de Allende” no es una novela gráfica, si no un documental gráfico que ordena la información que la mayoría conocemos de manera casi unívoca. Para las generaciones por venir este libro será un indiscutible lujo, y me alegro por ellos, pero esta historia, yo ya la conocía.

03-newman

Share Button

Publicado por

clepanto

Creadora, dueña y administradora de clepanto.cl 26 años, licenciada en Letras Hispánicas, fan de los cómics y de las críticas útiles. Deseo colaborar con la narrativa gráfica chilena: clepanto.cl es mi aporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =