Paseando por el gobierno de Allende

Hace 3 meses atrás paseaba cerca de La Moneda y unos mexicanos (una pareja) me pidieron que les tomara una fotografía con mi celular, ya que la cámara de ellos estaba mala. Fueron tan vehementes en demostrar que estaban diciéndome la verdad que no pude menos que detener mi egoísta rumbo y fotografiarlos. Estaban emocionados a rabiar: la foto debía incluir la estatua de Allende que estaba detrás de ellos.

Me dejaron pensando. La situación política mundial actual y la chilena, me tienen con un desencanto terrible, al punto de haber olvidado que Allende sí marcó un hito idealista en la mente de muchos en el mundo por su inteligencia, su heroísmo y su coraje de proponer una ideología con tantos detractores de manera pacífica. Con todas las cosas malas que sí tiene el presente, fue este toque nostálgico que me llegó desde afuera el que me llevó a comprar el libro “Los Años de Allende”.

01-allende-se-despide-casco

Escrito por Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta, pese a cualquier observación, debo explicitar que el libro es un pequeño lujo. La editorial Hueders se lució en el aspecto material y la narración visual de cada página es encantadora: lisa y llanamente fluye. Me siento muy a gusto con ese aspecto y ahí se nota muy claro la experiencia y ‘el carrete’ de los autores.

De todas formas, el libro sufre de algo que me hizo ruido con el género ‘narrativa gráfica’: tiene demasiado texto. La investigación histórica está hecha con una seriedad muy respetable, pero sentí que todo lo que se ganaba en la composición de cada página, se perdía en un abuso de palabras. No creo que todos los hechos históricos mencionados hayan merecido tantas palabras.

La velocidad de la historia me mareó un poco. Hay determinados momentos en que hubiera querido un poco de silencio para decantar tanta información y sentir algo a partir de la narrativa desplegada, pero los documentales no están hechos para generar eso.

02-pena

Pese a eso, hay momentos que sí lograron satisfacerme profundamente porque creo que cumplen de manera muy precisa con lo que es novela gráfica y novela histórica. Las interacciones del protagonista con sus amigos chilenos son un acierto: retratan el entorno, retratan la cotidianeidad, los lugares, la conversación de la persona común y silvestre en esos días, y de esta forma retratan una parte importante de la vida durante los años de Allende. Esas partes me parecieron hermosas, contundentes y muy humanas. Me faltaron más de esas.

Si hay algo que ha dejado claro la discusión de diversos historiadores chilenos con Jorge Baradit es que la historia no es una sola. La historia siempre es compleja y su forma de construirla no es unívoca y me quedo con la imagen de que “Los años de Allende” no es una novela gráfica, si no un documental gráfico que ordena la información que la mayoría conocemos de manera casi unívoca. Para las generaciones por venir este libro será un indiscutible lujo, y me alegro por ellos, pero esta historia, yo ya la conocía.

03-newman

Share Button

Rodrigo Elgueta: “Lo Esencial en el cómic es conseguir una Disciplina de Trabajo”


Rodrigo_ElguetaDibujante, profesor, comiquero. Rodrigo Elgueta (41 años) lleva un buen tiempo en esto del “negocio” del dibujo. En un principio eran ilustraciones para editoriales como SM, Mataquito, Salo; pronto, junto a Juan Vásquez, comenzó a interesarse en el mundillo del cómic y comienza a sumergirse en esta experiencia que para él ha sido gratificante, aunque al mismo tiempo muy demandante.

¿Cuándo comienzas con el tema del dibujo? ¿Cuándo comienza particularmente a interesarte el cómic y cómo llegas al medio acá en Chile?

Tengo recuerdos muy claros que, a la edad de 7 años tomé conciencia que lo pasaba muy bien dibujando y que al mismo tiempo crear historietas me permitía hacer aventuras como las que me gustaba leer. En mi casa siempre habían revistas las cuales leía y releía, además iba autoformándome de forma absolutamente instintiva. Me dedicaba a avanzar en el dibujo, copiando a los dibujantes de esas revistas. Así conocí, además, el trabajo de artistas como Jack Kirby, John Buscema, Jim Aparo, John Byrne, e ilustradores de fantasía y ciencia ficción, como Boris Vallejos, Jim Burns o Patrick Woodroffe. A la edad de 10 años, me permitía pasar muchas horas disfrutando dibujar.  Sin embargo, enfrentar esta actividad, como un trabajo, fue relativamente tardío, cuando ya era profesor de Artes. Como docente de la Universidad de Magallanes, entre los años 1997 y 1998, coordiné algunos proyectos Fondart y Gores,  que consistían en eventos de cómic e ilustración. Participaban niños de colegios de Punta Arenas, Puerto Natales y Porvenir, y dibujantes y guionistas del medio, como Juan Vásquez, Mauricio Herrera, Marco Esperidión, Juan Carlos Alegría, Mauricio Ojeda, Juan Carlos Cárdenas, entre muchos más. En estos eventos fue donde maduré la idea de empezar a trabajar como dibujante e ilustrador.

¿Cuáles son tus principales influencias?

Son muchas, desde lecturas de algunas historietas, libros, artistas, música y cine. Pero podría decir que siempre me ha emocionado Jack Kirby, podía dibujar escenas donde la distorsión de la anatomía humana estaba supeditada a la acción, donde el dinamismo de sus perspectivas, escorzos y ambientaciones transformaban esas viñetas y páginas en una explosión de elementos. Para mí, desde que tengo 7 u 8 años, no ha perdido su magnificencia. Tener una revista dibujada por Jack Kirby, independiente del personaje o de la editorial, se transformaba en un tesoro, que guardaba una energía y potencia a niveles nucleares. También me pasa mucho esto, con el trabajo de la escuela filipina, una serie de dibujantes que trabajaron en la industria de norteamérica, de origen filipino en los años 70 y que hermoseaban con su entintado escenas formidables.

¿En qué otros proyectos te has desempeñado?

He realizado actividades en varias áreas, pero todas relacionadas con el arte, la educación, la ilustración y el cómic. Desde el punto de vista de la ilustración, desde hace varios años he realizado ilustraciones para diversos libros de autores regionales y para editoriales grandes como fueron las cartas Mitos y Leyendas de Salo, o editoriales como SM Editores, Arrayán y el Banco Central. Pero claramente mi dedicación al cómic ha ido en aumento estos últimos años.

Hace 15 años atrás, realizaba historias personales que se publicaban en fanzines y revistas pequeñas. Luego en el año 2001, publique bajo el alero de Visual Ediciones un cómic llamado Dragon Lemur, que lamentablemente quedó inconcluso. En el año 2007, me asocié con mi amigo, Juan Vásquez y comenzamos a publicar “Platino cómic + ilustración”, donde teníamos libertad completa para dibujar y crear. Fue un muy buen período de libertad creativa, que equilibraba muy bien con mi otra actividad de trabajar para editoriales. Pero desde el año 2010, he mantenido una continuidad dibujando en el mundo del cómic. Comencé con “Flamenco”, luego vino “Heredia Detective” de LOM. En 2012 realicé los dibujos de “El Origen” e “In Nomine Mortis”.  En este momento me encuentro dibujando dos novelas gráficas que estarán listas a mediados del 2013.

¿Trabajas exclusivamente en el tema del dibujo?

Si, solo me dedico al dibujo. Como ilustrador uno debe tener algo de mercenario. Lamentablemente, el dinero que , por ahora,  recibo por hacer cómics, no alcanza a ser suficiente. Sin embargo, cada vez ha ido mejorando esta situación. Estoy seguro de que si esto sigue así, en algún momento podré dedicarme tiempo completo al cómic. Eso es lo que espero.

¿Cuál es tu línea de acción, qué es lo que más te gusta dibujar?

Quiero aclarar que un ilustrador debe ser capaz de enfrentar todas las temáticas con un máximo de interés, esto es fundamental en este medio, pero siempre uno tiene sus preferencias. Claramente en mi trabajo personal, me atrae la temática precolombina. Creo que en América, las culturas y civilizaciones que la habitaron, poseen una riqueza iconográfica y cultural que es muy atractiva de ilustrar. En este sentido siempre he estado trabajando en esta línea y afortunadamente, tanto la novela gráfica “El Origen” como la novela que estoy dibujando ahora, que profundiza en los Selknam, es una posibilidad de dibujar y aprender lo que me gusta.

¿Lo que menos?

Como decía anteriormente un ilustrador debe ser capaz de dibujar desde refrigeradores hasta escenas de batallas, pero siempre voy a enfrentarme a temas poco estimulantes. Alguna vez me ha pasado con libros orientados a niños, pero que son escritos por adultos, que no dejan salir su niño interior, lo que provoca que  no desarrollen un drama atractivo. Ese tipo de texto me impide seleccionar buenas escenas para plasmarlas.

El Origen

origen_14370

Esta novela gráfica es su último trabajo publicado y aunque aún no hay novedades sobre un posible lanzamiento, está muy satisfecho con el logro conseguido. El libro puede ser encontrado en las grandes librerías del país y tiendas especializadas por un valor de 12.800 pesos aproximadamente.

¿De dónde nace la idea y cómo se lleva a cabo el proyecto?

Este proyecto parte originalmente como una película. El autor de la historia es un cineasta llamado Daniel Benavides. Presentó este proyectos a los fondos respectivos de apoyo audiovisual, con los cuales pudo escribir el guión. Pero obviamente, realizar una película  de estas características, es de un costo altísimo, por lo que surge la idea de llevarla a cabo como novela gráfica. Es importante, mencionar que Daniel es un lector de cómics y también repara en la relación que tiene con el cine. Es ahí donde aparezco yo, que postulé para ser dibujante y tanto a Daniel como Claudia (la productora del proyecto), confiaron en mi trabajo.

¿Puedes contarle a los lectores de qué se trata?

En resumen, la historia se ubica en el período de la Conquista, cuando el ejército español, dirigido por Francisco de Villagra, ingresa en territorio Mapuche en 1560. Ahí, Alonso de Marmolejo, un joven español deserta de su tropa, escapando hacia las montañas, tomando contacto con comunidades mapuches, donde conoce a Millantún, una joven aspirante a machi. En esta situación aparece un viajero del tiempo de origen atlante llamado Knmer, quien posee un arsenal de elementos tecnólogicos, aparte de una nave espacial, quien se involucra no solo en la relación de Millantún con Alonso, sino con la lucha mapuche-española.

¿Por qué eliges esa temática?

Afortunadamente la temática mapuche y la ciencia ficción, son temas que me son muy atractivos de dibujar: entonces no podía pedir mejor trabajo que este.

¿Cómo y cuándo se concreta la idea de sacarlo en papel?

Como este libro es un proyecto financiado por el Fondo del Libro. Fue aprobado para su impresión, lo que se concretó en diciembre del año pasado.

¿Algún lanzamiento a la vista?

Aún no tengo esa información, pero apenas la sepa, estaré informando la hora y la fecha en mi blog http://rodrigoelguetacomic.blogspot.com.

Ser Dibujante

Para Elgueta ser dibujante es posible en Chile aunque requiere de esfuerzo y disciplina. “Tal vez el principal consejo que puedo dar a aquellos dibujantes que quisieran comenzar a realizar cómic, es conseguir una disciplina de trabajo”, dice.

¿Algún consejo para quienes deseen entrar en el mundo del cómic en Chile?

Tiempo. El cómic exige mucho tiempo. Debemos pensar que una página tiene varias viñetas, donde cada viñeta es un dibujo, multiplicándola por la cantidad de páginas que pueda tener,  fácilmente un trabajo de cómic puede requerir cientos de dibujos, en los cuales se debe mantener un buen nivel. Me gustaría añadir, además, que lo importante es construir una buena historia. Muchos cómics exitosos no tienen dibujos espectaculares. La historia es lo fundamental: lo que contamos.

Si desean ver un adelanto de origen, Rodrigo Elgueta facilitó el siguiente link para visitarlo  http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=jgCNgfI1ZEo

Share Button

In absentia Mortis: el libro

La muerte designa el fin absoluto de algo positivo y vivo: un ser humano, un animal, un planta (…). No se habla de la muerte de una tempestad y sí en cambio de la muerte de un hermoso día. (…) nos introduce en los mundos desconocidos de los infiernos o los paraísos; lo cual muestra su ambivalencia (…) Es revelación e introducción. (Diccionario de los símbolos, Chevalier, p731).

Portada del libro In Absentia Mortis

Me parece importante destacar el aspecto simbólico de la muerte (la gran protagonista de este libro), porque ella es tan temida como seductora, y esto podría explicar mucho del potente magnetismo que posee el personaje del Siniestro Doctor Mortis. Este doctor, protagonista de nuestro imaginario comiquero-chileno, tiene el placer de volver nuevamente a la vida en estas fechas cercanas al “fin del mundo”. Así es, Arcano IV nos trae en un libro un recopilatorio de nuevas historias sobre el Doctor Mortis. No escritas por Juan Marino (su creador), como ya muchos saben, pero aprobadas por él.

Las historias de este libro fueron escritas por destacados guionistas chilenos, como son Brian Wallis, Miguel Ángel Ferrada, Alfredo Rodríguez, Mauricio Ahumada, Carlos Reyes, Ángel Bernier, C.R.A.N.E.O y Sebastián Castro; y dibujadas por los excelentes artistas que son Ítalo Ahumada, Lázaro, Vicente Plaza (Vicho), Daniel Mejías, Javier Bahamondes (Andyjack), José Huichamán, Juan Vásquez, Amancay Nahuelpán, Gabriel Rodríguez, Jaime Castro, Danny Jiménez, Olivier Balez, Rodrigo Elgueta y Juan “Nitrox” Márquez.

La adecuada dirección, un excelente grupo de artistas y una adecuada extensión de cada capítulo, hacen de este recopilatorio uno de mis favoritos. Este recopilatorio se disfruta tanto como si fuera de un solo autor excepcional. Y es que es altamente escaso que un grupo tan grande pueda generar la tremenda unidad que hay desde la primera hasta la última viñeta del libro.

El día 9 de noviembre del 2012 será el lanzamiento oficial del recopilatorio “In absentia Mortis”, en la ausencia de Mortis… antes de la llegada de Mortis. Porque Mortis ha vuelto en manos de un grupo de lujo, ya mencionado. Este libro nos muestra cómo el mundo se empieza a preparar para la vuelta de Mortis. Desde el año 2007 que este equipo se ha dedicado a lustrar la alfombra roja por la cual recibiremos gustosos al más siniestro de todos. Donde sin duda este año ha sido el crucial de su vuelta: el trabajo del libro pronto a lanzarse “In Nomine Mortis”, el relanzamiento de “In absentia Mortis” y el relanzamiento de “Mortis Eterno Retorno”, todo reunido en un solo año.

Con prólogo de Carlos Reyes y portada de Gabriel Rodríguez, esta nueva versión mejorada, pulida, corregida y con un capítulo inédito, es un digno inicio para lo que será por lejos la mejor colección de narrativa gráfica chilena que ha visto la luz los últimos años. Ya saben, y no lo olviden, el 9 de noviembre a las 18.30 en el escenario Norte de la FILSA, es la convocatoria para todos los seguidores del siniestro.

La muerte viene con toda su ambigüedad a invadirnos, ¿Quién morirá en el camino? ¿Qué se quedará? ¿Queda algún aliado para los vivos?… prepárate para el mejor retorno posible del maestro y siniestro Doctor Mortis.

CONCURSO:

¿Quieres ganarte una copia de este libro? Solo tienes que dejar un comentario en esta entrada manifestando tu interés de participar y contando por qué te gustan las aventuras del siniestro Doctor Mortis. Tienes hasta el Lunes 5 de noviembre a las 00.00hrs, y el resultado se dará a conocer el miércoles 7 vía twitter y por el fan page de Clepanto. ¡No te lo pierdas!

 

Share Button